Técnicas para aprender a leer el lenguaje corporal

Técnicas para aprender a leer el lenguaje corporal

El lenguaje corporal ha sido objeto de mucho estudio y también origen de bastantes mitos como el que dice que el 93% de la comunicación es no verbal.

Sin embargo, no es nada despreciable la influencia del lenguaje del cuerpo en nuestras habilidades sociales, además de ser un excelente espejo de las emociones reales de nuestros interlocutores.

  1. Significado de los gestos de la cara. El rostro es la lupa de las emociones, por eso se dice que es el reflejo del alma. En general, cuando alguien se lleva las manos a la cara suele ser producto de algún pensamiento negativo como inseguridad o desconfianza. 
  2. Posiciones de la cabeza. Levantar la cabeza y proyectar la barbilla hacia adelante es un signo que pretende comunicar expresamente agresividad y poder. Por otro lado asentir con la cabeza se trata de un gesto de sumisión contagioso que puede transmitir sensaciones positivas. Apoyar la barbilla sobre la mano, si la palma de la mano está cerrada es señal de evaluación. Si la palma de la mano está abierta puede significar aburrimiento o pérdida de interés.
  3. Posición de los brazos. Los brazos, junto a las manos, sirven de apoyo a la mayoría de movimientos que realizas. También permiten defender las zonas más vulnerables de tu cuerpo en situaciones de inseguridad percibida. Cruzar los brazos muestra desacuerdo y rechazo. Unir las manos por detrás de la espalda demuestra confianza y ausencia de miedo al dejar expuestos puntos débiles como el estómago, garganta y entrepierna. Puede ser útil adoptar esta postura en situaciones de inseguridad para intentar ganar confianza.
  4. Posición de las piernas. Las piernas juegan un papel muy interesante en el lenguaje corporal. Al estar más alejadas del sistema nervioso central (el cerebro), nuestra mente racional tiene menos control sobre ellas y les permite expresar sentimientos internos con mayor libertad.  Las piernas cruzadas son una actitud defensiva y cerrada que protege los genitales. En el contexto del cortejo, puede comunicar rechazo sexual por parte de la mujer hacia el hombre. En una situación social, que haya una persona sentada con brazos y piernas cruzados probablemente signifique que se ha retirado de la conversación. Por otro lado las piernas muy separadas son otro gesto básicamente masculino que quiere transmitir dominancia y territorialidad.
No Comments

Post A Comment