Speakeasy: los mejores bares ocultos de Buenos Aires

Speakeasy: los mejores bares ocultos de Buenos Aires

Los “speakeasy” rememoran la época de la Ley Seca en Estados Unidos, cuando vender o ingerir alcohol estaba prohibido y los bares eran camuflados detrás de la apariencia de otros negocios. Así funcionaban como clubes privados a los que solamente podían acceder quienes sabían llegar sin dejar huella.

Utilizan la fidelidad de sus clientes para su difusión quienes a través del boca a boca, invitan a nuevos amigos a formar parte del misterio. Un factor diferencial con respecto a un bar tradicional es la coctelería. Si hay algo que los define es su barra premium con propuestas de autor y clásicos tragos de alta calidad.

Hoy te presentamos 4 bares secretos que quizá todavía no conocés en la ciudad de Buenos Aires:

Franks.- Arevalo 1445, Barrio de Palermo.

Lo primero que tenés que obtener para llegar a este lugar es una pista que encontrás en Facebook y que te va a servir como contraseña para darle al “portero” del enorme portón negro que, a través de una diminuta mirilla, asomará sólo los ojos a la espera de la primera pista. Recién luego tendrás acceso a una segunda clave numérica que deberás que marcar en una cabina de teléfono público al final de un pasillo y que abrirá la puerta detrás de la que se oculta el bar.

Un lugar ambientado en la década del ´20 de los Estados Unidos y en el que vas a poder encontrar la mejor coctelería de autor combinada con buena música y comida gourmet por si querés aprovechar para comer algo con tus amigos.

Victoria Brown. – Costa Rica 4827, Barrio de Palermo.

Escondido en el barrio de Palermo, podés pasar caminando sin siquiera darte cuenta de su ubicación. Detrás de la aparente fachada de un diminuto café, nuevamente una pared de ladrillos después de la que aparece un bar inspirado en la época victoriana.

Una fábrica de whisky de finales del siglo XIX, luz tenue, colores cobrizos, muebles antiguos, buena música y camareras con camisas escocesas que aportan una aire de depósito de la Revolución Industrial al tiempo que se complementa con una exquisita carta de tragos.

Florería Atlántico. – Arroyo 872, Retiro.

Si paseás por el barrio del Retiro y encontrás una florería abierta en plena madrugada, sospechá porque algo oculta. Y si además te atrevés a cruzar la puerta de una enorme heladera de frigorífico, vas a ver surgir uno de los speakeasy más populares de la ciudad.

Se destaca por tener la barra más larga de Buenos Aires (de 18 metros) y por la calidad de su coctelería. Ofrece tragos variados y de autor, y también una vinoteca. La carta de coctelería está dividida por países enfocando a los tragos según la base alcohólica de cada región: Aperitivos-Italia, Gin-Inglaterra, Champagne-Francia, Vinos-España, Vodkas-Polonia y Criollos-Argentina en donde se utilizan bebidas nacionales (por ejemplo Legui, Amargo Obrero). Por supuesto, también tiene una carta que cuenta con algunos platos para poder cenar o acompañar el aperitivo.

Nikki Harrison. – Malabia 1764, Palermo.

Para muchos este es el verdadero speakeasy de la ciudad al que sólo se accede a través de una membresía (que ya casi no dan) o luego de cenar en el restaurante de sushi que se encuentra delante del bar y que es usado como fachada.

Poco se conoce sobre el lugar ya que antes de ingresar las camareras advierten que no está permitido sacar fotos. Y en ese momento comienza el verdadero viaje hacia el interior de una película de los años ´20. Sillones de cuero, lámparas vintage y música jazz que termina de darle ese toque especial y te invita a disfrutar de tragos únicos y exquisitos durante toda la noche.

No Comments

Post A Comment