Meditación en acción: 4 leyes para vivir mejor

Solemos enojarnos cada vez que algo no sucede como esperábamos. Buscamos culpables y hasta podemos llegar a ser muy duros con nosotros mismos frente adversidades que la vida nos presenta. Lo que no sabemos, es que aquello que nosotros adjudicamos al maléfico destino no sucede por casualidad. Todo aquello que vemos como casual, lejos de serlo, es “causal”. ¿Pero qué significa esto?

En India enseñan sobre “las cuatro leyes de la espiritualidad” y su fundamento principal es que todo lo que llega a nuestras vidas, cada una de las situaciones y acontecimientos por los que atravesamos, tienen una razón.

La primera de las leyes dice: “La persona que llega es la persona correcta”, esto es que nadie llega a nuestras vidas por casualidad. Quienes nos rodean y las personas con las que nos vinculamos están ahí por alguna razón, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice: “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”. Nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. Esto quiere decir que no existe el: “si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra…”. Eso que sucedió fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera dice: “En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es en ese momento cuando comenzará.

Y la cuarta y última de las leyes dice: “Cuando algo termina, termina”. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

Por eso, de ninguna manera puede ser casual que hoy estés leyendo esto. Tal vez este texto llegó hoy a tu vida para hacerte ver algo para lo que hasta ayer, no estabas preparado.

Meditación en acción: 4 leyes para vivir mejor

Solemos enojarnos cada vez que algo no sucede como esperábamos. Buscamos culpables y hasta podemos llegar a ser muy duros con nosotros mismos frente adversidades que la vida nos presenta. Lo que no sabemos, es que aquello que nosotros adjudicamos al maléfico destino no sucede por casualidad. Todo aquello que vemos como casual, lejos de serlo, es “causal”. ¿Pero qué significa esto?

En India enseñan sobre “las cuatro leyes de la espiritualidad” y su fundamento principal es que todo lo que llega a nuestras vidas, cada una de las situaciones y acontecimientos por los que atravesamos, tienen una razón.

La primera de las leyes dice: “La persona que llega es la persona correcta”, esto es que nadie llega a nuestras vidas por casualidad. Quienes nos rodean y las personas con las que nos vinculamos están ahí por alguna razón, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice: “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”. Nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. Esto quiere decir que no existe el: “si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra…”. Eso que sucedió fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera dice: “En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es en ese momento cuando comenzará.

Y la cuarta y última de las leyes dice: “Cuando algo termina, termina”. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

Por eso, de ninguna manera puede ser casual que hoy estés leyendo esto. Tal vez este texto llegó hoy a tu vida para hacerte ver algo para lo que hasta ayer, no estabas preparado.

Meditación en acción: 4 leyes para vivir mejor

Solemos enojarnos cada vez que algo no sucede como esperábamos. Buscamos culpables y hasta podemos llegar a ser muy duros con nosotros mismos frente adversidades que la vida nos presenta. Lo que no sabemos, es que aquello que nosotros adjudicamos al maléfico destino no sucede por casualidad. Todo aquello que vemos como casual, lejos de serlo, es “causal”. ¿Pero qué significa esto?

En India enseñan sobre “las cuatro leyes de la espiritualidad” y su fundamento principal es que todo lo que llega a nuestras vidas, cada una de las situaciones y acontecimientos por los que atravesamos, tienen una razón.

La primera de las leyes dice: “La persona que llega es la persona correcta”, esto es que nadie llega a nuestras vidas por casualidad. Quienes nos rodean y las personas con las que nos vinculamos están ahí por alguna razón, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice: “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”. Nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. Esto quiere decir que no existe el: “si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra…”. Eso que sucedió fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera dice: “En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es en ese momento cuando comenzará.

Y la cuarta y última de las leyes dice: “Cuando algo termina, termina”. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

Por eso, de ninguna manera puede ser casual que hoy estés leyendo esto. Tal vez este texto llegó hoy a tu vida para hacerte ver algo para lo que hasta ayer, no estabas preparado.

Pin It on Pinterest

MENÚ

SEGUINOS