Me enamoré de una persona casada, ¿hay futuro?

Me enamoré de una persona casada, ¿hay futuro?

Una de las adicciones más trágicas y autodestructivas es cuando tenemos dependencia emocional con alguien que está casado. Hay millones de personas atrapadas en  relaciones infelices con personas que están casadas, y que a pesar del sufrimiento enorme que sienten, siguen alimentando ese vínculo, con esperanzas vacías. Y como es cierto que hay casos en los que la persona casada deja a su pareja, cualquiera que viva una situación similar, vive con el sueño de que también le pasará algo similar. Y pueden pasar meses, y años sin que la situación sufra ninguna modificación. O quizás sí: que la persona que está atrapada se siente cada vez más destruida a todos niveles.

Desde el papel de observadores, nos puede sorprender que una persona, pueda mantener una relación de ese tipo durante varios años, perdiendo así la oportunidad de conocer gente que realmente quiera tener una relación sana y constructiva, una relación en la que pueda entregarse y recibir al 100%.

A menudo, el problema es que la persona comprometida alimenta las esperanzas de la otra, prometiendo que un dia se va a separar porque ya no quiere a su pareja. Es muy importante hacer un trabajo para tomar conciencia. Cuando vivimos una situación así, coincidiremos en que no somos felices. Y de ahí debemos partir. No estamos bien y cada vez nos compensan menos los pequeños momentos de felicidad que sentimos cuando estamos juntos, comparados con las largas jornadas de espera hasta que llegue el siguiente encuentro (normalmente a escondidas). Esto no nos hace felices y seguramente no es lo que nosotros deseamos, pero sin darnos cuenta, hemos dejado nuestra vida a un lado por esos pequeños ratos compartidos.

Nos obsesionamos con el otro, no hacemos planes por si nos llama, si tenemos planes con nuestros amigos y  quiere vernos, lo dejamos todo, estamos pendientes del teléfono solo por si nos escribe. No nos damos cuenta que por mucho que nos diga que nos quiere tanto, no quiere estar con nosotros, ya que sigue con su pareja.

¿Qué hacer?

Si estamos manteniendo una larga y profunda relación con una persona casada, debemos estar alerta de hasta qué punto nos estamos engañando a nosotros mismos. Para nuestro bienestar psicológico y emocional, es imprescindible que:

–      Le crea totalmente cuando me dice que no romperá su matrimonio, por mucho que me quiera a mi.

–      No le crea cuando me dice que romperá su matrimonio y se va a quedar conmigo, si hasta ahora no ha hecho ningún movimiento por cambiar su estado, por muy cariñoso y atento que esté conmigo. 

No Comments

Post A Comment