Las mejores heladerías artesanales de Buenos Aires

Las mejores heladerías artesanales de Buenos Aires

Nosotros recorrimos los locales más tradicionales y las nuevas propuestas y te traemos todo lo que tenés que saber para comer el helado más rico.

1. RAPA NUI

(Arenales 2302, Barrio Norte / T. 0810-888-7272)

Oriunda de la ciudad de Bariloche, es parte de la mejor tradición chocolatera argentina. La primera combinación que sugerimos tiene que tener el Chocolate 80% cacao, una maravilla aromática que podemos acompañar con un frutal de bajada suave como el Maracuyá con Kiwi. Otra variante: Dulce de leche mil hojas (o el más suavecito Dulce de leche con leche de cabra) y Lemon Pie.  

2. CADORE

(Avenida Corrientes 1695, Centro / T. 4374-3688)

La tradicional casa de Corrientes y Rodríguez Peña no necesita presentación, ha sido premiada en el extranjero por su dulce de leche y en la ciudad por el exigente paladar de los locales, que hace tiempo la convirtieron en un clásico. En Cadore una combinación conservadora como Dulce de leche y Vainilla paga como en pocos lados, pero vale arriesgarse a un Strudel y Crema de higos con nuez o un Naranja con jengibre en mixto con alguno de los chocolates.

3. PERSICCO

(Consultá cuál es tu sucursal de Persicco más cercana en la página web de la heladería / T. 0810-333-7377).

Si bien ya no genera el fervor de sus primeros años, esta cadena de las Premium sigue instaladísima en un lugar privilegiado dentro del mercado. En Persicco hay abundancia de sabores, hay mucho de todo. En estos días de calor intenso vale darle una chance a un vasito de Frutiera (frutilla, durazno, naranja y jugo de naranja) y Cheesecake de Maracuyá: sin dudas el resultado será refrescante.

4. JAUJA

(Federico Lacroze 2239, Belgrano / T. 4771-5978 y Cerviño 3901, Palermo / T. 4801-8126)

Para confirmar que la Patagonia está en el fin del mundo pero a la vanguardia de los helados, Jauja, otro crédito del lejano sur, llegó hace unos años a Buenos Aires con su iniciativa y creatividad. El punto fuerte de Jauja está en la selección de las materias primas, por eso los sabores más cremosos y los más frutales van parejos en calidad. Lo mejor es elegir uno y uno. Entre los dulcísimos anotamos: Selva negra (bizcochuelo borrachito, granizado, chantilly); Chocolate profundo; Dulce de leche con moras, que le dan una pizca de acidez; y Crema rusa, en la que la pasta de nueces se revela con fuerza en la crema.

No Comments

Post A Comment