Conocé qué errores evitar si querés convertirte en runner

Una gran parte de las lesiones o el descenso en el rendimiento de los corredores se produce por no seguir unas pautas básicas a la hora de correr. Te contamos qué es lo que no podés permitirte si decidiste hacer del running tu deporte principal.

  • Saltarse el día de descanso:Si estás entrenando para una maratón o si se acerca el verano o si estás deseando quemar el postre de la última cena, no es raro que en una temporada decidas entrenar más fuerte y saltarte el día de descanso. Esto es una muy mala idea. ¿Por qué? Te lo explicamos: correr estresa las articulaciones, los ligamentos y los músculos y por esto tu cuerpo necesita que le des la oportunidad de recuperarse. Consejo: si necesitas hacer ejercicio probá con otros, como la bici, con entrenamientos de fuerza o con baile, pero respetá los descansos entre las carreras.
  • Usar zapatillas poco adecuadas: Tus pies absorben el impacto de la carrera y lo pasan a las articulaciones. Si en algo hay que invertir si sos una auténtica runner es en unas buenas zapatillas de deporte. Averiguá en tiendas especializadas y comprate unas de calidad aunque no sean las más baratas. Ya sabés, lo barato sale caro a veces.
  • Ignorar el dolor muscular: El cuerpo avisa y duele cuando algo va mal pero los runners, o muchos de ellos, son estoicos e ignoran el dolor. Vuelven a salir a correr hasta que llega el día en el que tienen que parar por obligación.Si algo duele, frená. Y si sigue el dolor, consultá con un médico deportólogo que te va a saber aconsejar bien.
  • No hidratarse bien: En cada carrera un runner necesita hidratarse, da igual que sea invierno o verano, que viva en un clima húmedo o seco. Beber algún líquido evita la deshidratación y sus efectos secundarios, entre los que se incluyen la fatiga y las náuseas.
  • No precalentar antes de correr: Es una manera muy fácil de lesionarse. Dedicate unos minutos a estirar tus piernas y a que tus músculos entren en calor antes de lanzarte a correr.Tu cuerpo lo agradecerá. Del mismo modo no olvides estirar cuando termines para prevenir lesiones musculares o dolores molestos a la noche.

Conocé qué errores evitar si querés convertirte en runner

Una gran parte de las lesiones o el descenso en el rendimiento de los corredores se produce por no seguir unas pautas básicas a la hora de correr. Te contamos qué es lo que no podés permitirte si decidiste hacer del running tu deporte principal.

  • Saltarse el día de descanso:Si estás entrenando para una maratón o si se acerca el verano o si estás deseando quemar el postre de la última cena, no es raro que en una temporada decidas entrenar más fuerte y saltarte el día de descanso. Esto es una muy mala idea. ¿Por qué? Te lo explicamos: correr estresa las articulaciones, los ligamentos y los músculos y por esto tu cuerpo necesita que le des la oportunidad de recuperarse. Consejo: si necesitas hacer ejercicio probá con otros, como la bici, con entrenamientos de fuerza o con baile, pero respetá los descansos entre las carreras.
  • Usar zapatillas poco adecuadas: Tus pies absorben el impacto de la carrera y lo pasan a las articulaciones. Si en algo hay que invertir si sos una auténtica runner es en unas buenas zapatillas de deporte. Averiguá en tiendas especializadas y comprate unas de calidad aunque no sean las más baratas. Ya sabés, lo barato sale caro a veces.
  • Ignorar el dolor muscular: El cuerpo avisa y duele cuando algo va mal pero los runners, o muchos de ellos, son estoicos e ignoran el dolor. Vuelven a salir a correr hasta que llega el día en el que tienen que parar por obligación.Si algo duele, frená. Y si sigue el dolor, consultá con un médico deportólogo que te va a saber aconsejar bien.
  • No hidratarse bien: En cada carrera un runner necesita hidratarse, da igual que sea invierno o verano, que viva en un clima húmedo o seco. Beber algún líquido evita la deshidratación y sus efectos secundarios, entre los que se incluyen la fatiga y las náuseas.
  • No precalentar antes de correr: Es una manera muy fácil de lesionarse. Dedicate unos minutos a estirar tus piernas y a que tus músculos entren en calor antes de lanzarte a correr.Tu cuerpo lo agradecerá. Del mismo modo no olvides estirar cuando termines para prevenir lesiones musculares o dolores molestos a la noche.

Conocé qué errores evitar si querés convertirte en runner

Una gran parte de las lesiones o el descenso en el rendimiento de los corredores se produce por no seguir unas pautas básicas a la hora de correr. Te contamos qué es lo que no podés permitirte si decidiste hacer del running tu deporte principal.

  • Saltarse el día de descanso:Si estás entrenando para una maratón o si se acerca el verano o si estás deseando quemar el postre de la última cena, no es raro que en una temporada decidas entrenar más fuerte y saltarte el día de descanso. Esto es una muy mala idea. ¿Por qué? Te lo explicamos: correr estresa las articulaciones, los ligamentos y los músculos y por esto tu cuerpo necesita que le des la oportunidad de recuperarse. Consejo: si necesitas hacer ejercicio probá con otros, como la bici, con entrenamientos de fuerza o con baile, pero respetá los descansos entre las carreras.
  • Usar zapatillas poco adecuadas: Tus pies absorben el impacto de la carrera y lo pasan a las articulaciones. Si en algo hay que invertir si sos una auténtica runner es en unas buenas zapatillas de deporte. Averiguá en tiendas especializadas y comprate unas de calidad aunque no sean las más baratas. Ya sabés, lo barato sale caro a veces.
  • Ignorar el dolor muscular: El cuerpo avisa y duele cuando algo va mal pero los runners, o muchos de ellos, son estoicos e ignoran el dolor. Vuelven a salir a correr hasta que llega el día en el que tienen que parar por obligación.Si algo duele, frená. Y si sigue el dolor, consultá con un médico deportólogo que te va a saber aconsejar bien.
  • No hidratarse bien: En cada carrera un runner necesita hidratarse, da igual que sea invierno o verano, que viva en un clima húmedo o seco. Beber algún líquido evita la deshidratación y sus efectos secundarios, entre los que se incluyen la fatiga y las náuseas.
  • No precalentar antes de correr: Es una manera muy fácil de lesionarse. Dedicate unos minutos a estirar tus piernas y a que tus músculos entren en calor antes de lanzarte a correr.Tu cuerpo lo agradecerá. Del mismo modo no olvides estirar cuando termines para prevenir lesiones musculares o dolores molestos a la noche.

Pin It on Pinterest

MENÚ

SEGUINOS